Los jóvenes son expertos en buscar formas de divertirse o en alterar conocidos juegos para hacerlo más “interesantes”. No obstante, sin que se den cuenta, esta ideas pueden ser muy peligrosas, especialmente cuando son menores que lo realizan sin darse cuenta de los grandes riesgos que corren.

¿Es el Muelle realmente tan peligroso?

El juego del Muelle, que está muy de moda en países latinoamericanos, y del que ya se ha registrado un caso en la ciudad de Madrid, y que ha despertado la preocupación de los expertos en el campo médico.

Se trata de un juego muy sencillo: un grupo de chicos y chicas desnudos, se sientan los chicos en el suelo y durante treinta segundos una chica se sienta sobre su regazo para ser penetrada por su miembro. Tras pasar el tiempo, cambian de pareja. Una representación sexual de las clásicas citas de “dos minutos” que se hacen en Estados Unidos. ¿Existe un ganador? Pues si, el que sea el último en llegar al orgasmo.

El juego del Muelle es muy peligroso para ellos y para ellas

¿Pasa algo por querer disfrutar de algo así? A ojos de un menor que acaba de despertar su libido sexual puede que no, pero para los médicos es altamente peligroso. Lo primero que critican es que este juego para comenzar no obliga al uso del condón, lo que lleva a un posible embarazo no deseado. Y dado que se prescinde por completo del “precalentamiento”, no hay lubricación de la vagina, esta puede sufrir desgarros. Como guinda del pastel, todos aquellos que participen en este juego, debido al constante cambio de pareja, pueden acabar sufriendo una enfermedad de transmisión sexual.

¿Es divertido arriesgarse con este juego? Al igual que con los botellones, los menores piensan que si, pero está claro que los padres tienen que buscar una forma de impedir que sus hijos se metan de lleno en este nuevo y vicioso entretenimiento.

Dejar respuesta