¿Están acabando las nuevas tecnologías con las impresoras convencionales? Hasta ahora, la impresión de un documento era obligatoria para así conservarlo en el caso de que fuera útil como fuente de consulta en un futuro o para presentar una determinada documentación en alguna institución pública. Pero, ¿ahora?

Están perdiendo bastante terreno

El mundo de la impresión de los cartuchos de tinta cada vez está más hundido en el fondo de un sótano que acabará cerrándose con llave, o al menos así lo consideran algunos expertos.

Entre otras razones que dan estos estudios, se encuentra la sustitución de la documentación de papel por documentación en un formato digital. Ahora se puede enviar cualquier tipo de documentación oficial a través de Internet, y entregarla, si posees una firma electrónica. También puedes firmar un documento a través de un documento Word, poner el sello y presentarlo en una oficina y será oficial. ¿O a la hora de elaborar presupuestos? Cada vez son menos los que usan el papel y utilizan los medios online a su alcance.

¿En un futuro se dirá adiós a las impresoras?

¿Significa esto que las impresoras de cartuchos de tinta de las firmas Epson o de la Canon tienen los días contados? Es pronto para decir eso. Los estudiantes tienen que seguir recurriendo a ellas para imprimir documentos de Internet que luego les puedan servir para hacer sus apuntes, aunque ya son muchos los que empiezan a usar Ebooks o los teléfonos móviles como medio de consulta.

En el caso de la venta de libros, el mercado digital cada vez está más asentado y la posibilidad de la autoedición con este formato está llamando cada vez más a los nuevos escritores, que les encanta la posibilidad de colgar su libro directamente en Internet y venderlo a un precio razonable para que la gente lo pueda comprar en formato digital y leerlo. A todo esto se debe sumar el increíble incremento de ventas de las impresoras 3D, que están pisando muy fuerte en el mercado de las impresoras.

Dejar respuesta