Aunque la carrera de Carrie Fisher no destaca como la de otras grandes estrellas, es un claro ejemplo de una mujer luchadora que a pesar de la controversia siempre lucho por estar haciendo lo que más le gustaba: películas. Pero ahora, la actriz se tiene que despedir de las cámaras para siempre.

No ha logrado superar el cáncer

El pasado viernes, gracias a los comentarios de otros pasajeros que habían en el avión, se daba a conocer la triste noticia de que la actriz había sufrido un paro cardiaco en el vuelo que la traía desde Londres a Los Ángeles. Lograron estabilizarla y al tomar tierra fue enviada a un hospital. Pocos días después, su madre Debbie Reynolds calmaba a los fans de su hija asegurando que estaba estable y que podría salir adelante.

No obstante, el martes se despertó la ciudad de Los Ángeles con una mala noticia: la actriz había fallecido. Lo confirmaba su hijo Billie Lourd en un comunicado donde anunciaba que su madre murió a las 8:55 de la mañana y aseguraba que era una mujer muy querida y que será echada de menos no solo por su familia, sino también por su comunidad de fans.

Carrie Fisher fallece a los 60 años

La actriz se hizo famosa por su papel de la princesa Leia Organa en la saga cinematográfica Star Wars de George Lucas, pero tras esta su carrera se quedó un poco estancada en papeles secundarios. En el año 2014 regresó a interpretar el papel de la princesa Leia y se encontraba en Londres rodando las últimas escenas para la octava entrega de la saga donde volvería a hacer el mismo papel. No obstante, la líder de los rebeldes dirá para siempre adiós a la lucha y se despedirá de los fans a los que tanto cariño ha procesado durante toda su carrera por el apoyo recibido todos estos años.

Dejar respuesta